Un texto por Whatsapp es contractual

Un cliente nos contacta porque ha cerrado el precio de una cesión de una propiedad en alquiler con unas condiciones muy específicas y la otra parte no se hace cargo del pago de las cuotas tal como acordaron por WhatsApp. Alega que esas conversaciones no se producieron y pone a disposición su móvil en el que no aparece ni el contacto de nuestro cliente ni, por supuesto, las conversaciones de WhatsApp a las que se hace referencia aunque si aparecen en el móvil de la persona que nos requiere.

Si los mensajes intercambiados a través de Whatsapp son lo suficientemente claros e ilustrativos pueden aportarse perfectamente como prueba para justificar la extinción del contrato de un trabajador (sent. del TSJ de Madrid de 8.06.17).

A través de la máquina de laboratorio Cellebrite se puede certificar la línea temporal de las comunicaciones entre los dos terminales y que efectivamente si se produjo un intercambio de información en el que se acordaba una transcacción, los precios y condiciones de pago.

Efectivamente, una vez certificado el contenido y negándose la otra parte a realizar pericial de su teléfono móvil, se da por válida nuestra prueba y se confiere una legalidad contractual a la conversación de WhatsApp.

Artículos Relacionados

Nueva vulnerabilidad en Gmail

Nueva vulnerabilidad en Gmail

  Actualmente el correo electrónico es una de las herramientas más utilizadas en el mundo, tanto para particulares como para empresas. Dentro de todos los servicios que ofrecen enviar y recibir correo electrónico, el rey es sin duda Gmail. Hoy traemos información sobre un fallo en esta...

Maternidad e IRPF

El Tribunal Supremo ha dictado sentencia. La prestación por maternidad no tributa por IRPF. Tras varias sentencias contradictorias por parte de diversos Tribunales Superiores de Justicia, el Supremo ha dado la ultima palabra. Se entendía que esta percepción, que dura 16 semanas, era rendimiento...