prueba judicial whatsapp perito informatico

Los metadatos de WhatsApp pueden ser utilizados como prueba y suponer la diferencia entre ser condenado o no.

Que las redes sociales, y WhatsApp en concreto, han cambiado la forma de comunicarnos no es algo nuevo. Tanto es así que a nivel judicial también ha cambiado el concepto de prueba. Conversaciones, audios y fotografías se están tomando en cuenta en determinados procesos judiciales.

Pero va más allá de presentar un simple pantallazo. Cellebrite, una empresa isaelí especializada en el hackeo de teléfonos móviles . Además del conseguir acceder a los terminales sorteando las contraseñas, consiguen una inspección forense a fondo de los teléfonos aportando datos que se utilizan como pruebas en los tribunales.

Como ejemplo el caso de un conductor temerario en Gran Bretaña que atropelló a dos personas que estaban en el arcén. Y aunque parecía un claro caso de exceso de velocidad, la investigación policial y el análisis pormenorizado del teléfono móvil con Celebrite, determinó que el conductor había enviado más de cuarenta mensajes de WhatsApp durante el trayecto. El análisis forense de los mensajes y de los metadatos fue clave para conseguir la máxima condena. “Conducción peligrosa con resultado de muerte.”

Otro caso que tuvo como prueba clave fue el caso de una foto enviada por WhatsApp que permitió atrapar a varios narcotraficantes en Gales del Sur. La clave era esta foto en la que se mostraban parcialmente los dedos del narcotraficante. Tenía tanta calidad que hizo posible sacar la huella dactilar del sospechoso. Y aunque solo parte del dedo estaba visible en la foto fue suficiente para los científicos para destacar las lineas de la huella.

Es por todo esto que la prueba electrónica va camino de convertirse en la prueba estrella en los procesos judiciales. Siempre y cuando no haya sido objeto de manipulación, ya que estas pruebas ofrecen una información más objetiva, clara, precisa, completa y neutra que otros medios de prueba.