Actualmente el correo electrónico es una de las herramientas más utilizadas en el mundo, tanto para particulares como para empresas. Dentro de todos los servicios que ofrecen enviar y recibir correo electrónico, el rey es sin duda Gmail. Hoy traemos información sobre un fallo en esta conocida plataforma que permite modificar el remitente de un correo electrónico.

El error consiste en que se puede explotar la estructura que Gmail usa para referirse al remitente “De:”. Por lo tanto, podríamos poner cualquier dirección de email en este campo con lo que se generaría confusión sobre qué correos se han enviado y a quien.

El fallo ha sido descubierto por Tim Cotten, un investigador de seguridad, que rápidamente encontró en la cuenta de un trabajador que esos correos no habían sido enviados desde esa cuenta. En realidad fueron recibidos desde una cuenta externa y mas tarde se archivaron automáticamente en la carpeta de enviados.

El experto en seguridad rápidamente se puso en contacto con Google, aunque desconocemos si la incidencia sigue presente.

Recuerde que si necesita verificar la autenticidad de un correo electrónico o necesita de una peritación puede poner en contacto con nosotros a través de nuestro formulario o llamando al 900 649 252