El problema de los amigos informáticos

Hemos ayudado a la satisfactoria resolución de un caso en el que un señor ha tenido que denunciar a un ex amigo suyo que fué quien le abrió una cuenta de Facebook. Este “amigo”, por su afán de ayudar, puso su email de contacto como contraseña de recuperación y la ha usado para publicar fotografías indecorosas suplantando la identidad de nuestro cliente.

 ¿Es un delito suplantar la identidad de alguien?

Vamos a clasificar varios casos de suplantación que se puedan dar en Internet para así ver más fácilmente a qué tipo de pena jurídica está(n) expuesta(s) la(s) persona(s) suplantadora(s):

  • Si la suplantación consiste únicamente en el registro de un perfil falso en el que no se utiliza información personal del suplantado como por ejemplo una fotografía, la única acción legal que puede tomarse es notificar esta situación a la red social implicada para que elimine dicho perfil de su página. Suplantar únicamente el nombre de una persona, si no lleva también la publicación de alguna imagen, no se considera delito.
  • Si se crea un perfil falso suplantando la identidad de una persona y en este caso sí se utilizan datos personales de la persona suplantada, como la fotografía, se estaría vulnerando el derecho a la propia imagen de una persona, que recoge el artículo 18 de la Constitución Española. Además, en este caso, se produce una usurpación de la identidad de una persona y podría ser penado por la ley con castigo de cárcel de hasta 3 años según el artículo 401 del código penal.
  • Si alguien accede al servicio de un usuario y se hace pasar por él, por ejemplo, correo electrónico, Facebook, Twitter, etc. Claramente se está infringiendo la ley y es denunciable, ya que se traspasa la barrera de la privacidad de una persona (usurpación de la identidad). Además, el suplantador está cometiendo un delito al haber tenido que utilizar alguna práctica no lícita para acceder a dicho servicio del usuario: robo de contraseñas, entrometerse en sistemas informáticos, etc.

Todo este trámite, que afortunadamente ha terminado bien para nuestro representado, podría haberse evitado si se hubiera tenido el control desde primera hora.

Igual que en los cajeros automáticos, debemos tener cuidado de que nadie vea nuestra clave.

Además, Facebook, ya tiene autentificación en dos pasos. Esto es que cuando nos conectamos desde un navegador diferente al habitual, nos pide un código que se envía a nuestro móvil. Así nos evitamos estos problemas.

Recuerde que puede consultar gratuitamente con nuestros peritos informáticos sobre estos asuntos.

 

Artículos Relacionados

Nueva vulnerabilidad en Gmail

Nueva vulnerabilidad en Gmail

  Actualmente el correo electrónico es una de las herramientas más utilizadas en el mundo, tanto para particulares como para empresas. Dentro de todos los servicios que ofrecen enviar y recibir correo electrónico, el rey es sin duda Gmail. Hoy traemos información sobre un fallo en esta...

Maternidad e IRPF

El Tribunal Supremo ha dictado sentencia. La prestación por maternidad no tributa por IRPF. Tras varias sentencias contradictorias por parte de diversos Tribunales Superiores de Justicia, el Supremo ha dado la ultima palabra. Se entendía que esta percepción, que dura 16 semanas, era rendimiento...