Este caso ha sido situado en Pontevedra, hablamos de una mujer que había presentado un recurso de apelación contra el fallo del Juzgado de lo Penal número tres de Pontevedra en 2016, condenada a una pena de cárcel en la que se ha establecido un periodo de 3 años y 8 meses con multa e indemnización a la víctima 7000 € por un delito continuado de descubrimiento y revelación de secretos por abuso de confianza, además de un delito por denuncia falsa que se encuentra en concurso.

Todo comienza con la condena de su expareja, el cual fue condenado a trabajos comunitarios por un delito de lesiones en el ámbito familiar al que se le impuso la prohibición de acercarse a la mujer a menos de 300 m durante ocho meses y por supuesto la comunicación con la misma.messenger-facebook-peritos-informaticos-denuncia-falso

A raíz de todo esto fruto de la confianza que tenían entre ellos, la mujer utilizó la clave de acceso para usar el perfil de su expareja entre el 1 y 7 de Mayo sin esta tener conocimiento alguno con el fin de conocer que conversaciones tenia y con quien.

Una vez dentro comenzó a enviarse a sí misma mensajes de amenazas con la finalidad de perjudicar a su expareja, denunciando estos mensajes que había “mandado” su expareja, originando un juicio rápido, acordándose un sobreseimiento provisional del asunto.

En su defensa la mujer, argumentó que existían “dudas razonables” relacionadas con la determinación del dispositivo exacto desde donde se enviaron los mensajes y accedió a Facebook, por lo que afirma que la sentencia del Juzgado de lo Penal se basa en “conjeturas o suposiciones“.

La sección Segunda de la Audiencia de Pontevedra ha rechazado esta y otras cuestiones planteadas por la mujer haciéndole recordar que la investigación de estos mensajes se generó a raíz de la denuncia impuesta por la victima en la cual le hacía sospechar de que la mujer “con ánimo de causar más daño, hubiera realizado ella misma el envío de los mensajes en Facebook”.

 

Artículos Relacionados